Infecciones gastrointestinales

Las infecciones gastrointestinales están dentro de las infecciones más comunes en cuidados primarios. A pesar que no siempre pueden ser severas y usualmente se resuelven rápidamente, pueden ser de seriedad en condiciones especiales de salud o poblaciones de pacientes.

Infecciones gastrointestinales

  •  > 200 millones de episodios/año de gastroenteritis infecciosa en los Estados Unidos1
  • 3-6 millones de niños mueren mundialmente cada año de gastroenteritis infecciosa2
  • Los Brotes de infecciones gastrointestinales son una preocupación seria para el ambiente hospitalario.
     

Definición

Las infecciones gastrointestinales son infecciones virales, bacterianas o parasitarias que causan gastroenteritis, una inflamación del tracto gastrointestinal involucrando al estómago y al intestino delgado. Los síntomas incluyen diarrea, vómitos y dolor abdominal. La deshidratación es el principal riesgo de las infecciones gastrointestinales, por lo que la rehidratación es importante, pero la mayoría de las infecciones gastrointestinales son auto-limitadas y se resuelven en unos pocos días. Sin embargo, en un ambiente de cuidados de la salud y en poblaciones específicas (recién nacidos/infantes, pacientes inmunocomprometidos o ancianos), son potencialmente serios. Un rápido diagnóstico, tratamiento apropiado y medidas para el control de la infección son particularmente importantes en estos contextos.

Las infecciones gastrointestinales pueden ser causadas por un gran número de microorganismos, incluyendo:

Adenovirus

Adenovirus puede causar diarrea, fiebre, conjuntivitis, infecciones de vejiga y rash, pero el síntoma más común es una enfermedad respiratoria. Después del rotavirus, es la causa más común de diarrea en pediatría.

Campylobacter

Campylobacter es una de las causas bacterianas más comunes de gastroenteritis en todo el mundo y es frecuente en niños menores de dos años. Puede causar diarrea (a veces sanguinolenta) calambres abdominales, vómitos y fiebre. Habitualmente es de origen alimenticio a través de carne cruda o con insuficiente cocción (especialmente aves de corral) o a través de leche contaminada.

Clostridium difficile

La infección con Clostridium difficile es responsable de casi el 25% de los casos de diarrea asociada a antibióticos que son más comúnmente contraídas en hospitales e instituciones de cuidado de la salud3. Los ancianos y los pacientes inmunocomprometidos son los que presentan mayor riesgo. La reciente emergencia de la cepa de C. difficile altamente toxigénica y resistente ha derivado en brotes más severos y frecuentes, un aumento en la morbilidad y mortalidad.

Escherichia coli

Escherichia coli, usualmente llamada E. coli, es la principal causa de la diarrea del viajero y una causa mayoritaria de diarrea en los países en desarrollo, especialemte entre los niños. La gente usualmente contrae E. coli a través de la ingesta de agua contaminada con heces humanas o animales.

Escherichia coli O157:H7

Escherichia coli O157:H7 es una forma de la bacteria E. coli que produce la toxina Shiga, la cual causa infecciones gastrointestinales con síntomas que incluyen diarrea sanguinolenta y vómitos. A pesar que usualmente se resuelve luego de algunos días, a veces puede llevar al síndrome urémico hemolítico (5-10% de las infecciones4), el cual puede resultar en un fallo renal si no es tratado.

Helicobacter pylori

Helicobacter pylori, llamada H. pylori, es una causa de gastritis y está asociada con el desarrollo de ulceras gástricas y del duodeno. Puede causar dolor abdominal o nauseas, pero en muchos casos no hay síntomas. Las personas infectadas tienen un riesgo de entre el 10-20% de desarrollar una ulcera péptica y entre un 1-2% de riesgo de cáncer de estómago5.

Rotavirus

Rotavirus es la causa más frecuente de diarrea en niños e infantes y es responsable de los casos más severos. Hay una vacuna contra el rotavirus, pero en todo el mundo causa más de medio millón de muertes cada año en niños menores de 5 años6. La mayoría de estos en países emergentes.

Salmonella y Shigella

Salmonella y Shigella provocan enfermedades gastrointestinales de origen alimenticio. La Salmonella es común y se encuentra en productos crudos como carne de res y aves de corral, pescados y huevos, así como en leche y productos lácteos. Los síntomas agudos incluyen nauseas, vómitos, calambres abdominales, diarrea, fiebre y dolor de cabeza. La Shigella se encuentra frecuentemente en agua contaminada con heces humanas. Los síntomas de shigellosis (disentería bacilar) incluye dolor abdominal, calambres, diarrea, fiebre, vómitos y deposiciones con sangre, pus o mucosidad.

Staphylococcus aureus

Staphylococcus aureus es la causa más común de intoxicación en alimentos, caracterizada por un inicio abrupto/violento, náuseas severas, calambres, vómitos y diarrea durando 1-2 días. Este patógeno oportunista puede ser hallado en humanos (piel, heridas infectadas, nariz y garganta) y ha sido asociado a un amplio rango de productos alimenticios, incluyendo carne y sus derivados, aves de corral y productos con huevo, ensaladas, panificados y lácteos.

Yersinia enterocolitica

Yersinia enterocolitica, llamada Y. enterocolítica, es una causa con relativa poca frecuencia de diarrea y dolor abdominal. La infección es usualmente adquirida por la ingesta de alimentos contaminados, especialmente productos de cerdo crudos o faltos de cocción, así como también helado y leche. Los síntomas comunes son fiebre, dolor abdominal y diarrea, la cual puede ser sanguinolenta a veces.
 

Diagnóstico

Cuando los síntomas apuntan a una posible infección gastrointestinal, el diagnóstico puede ser confirmado a través de un test de laboratorio, usado para cultivo o detección de antígenos en muestras fecales. En algunos casos (por ej para E. coli, Salmonella, C. difficile…), el ensayo de susceptibilidad al antibiótico es utilizado para determinar la resistencia microbiana a la terapia antibiótica, si es apropiada. Particularmente en ámbitos hospitalarios, un rápido diagnóstico provee importante información para implementar medidas para controlar la infección.

Para diagnosticar la causa de la diarrea, es útil considerar si el contexto es de un brote de origen alimenticio o de diarrea del viajero.

Brotes de origen alimenticio:

  • Usualmente local – un grupo de personas comiendo juntas sufren de la misma enfermedad
  • Una preocupación de salud pública, que afecta a diferentes personas en diferentes lugares y por un largo período de tiempo.
  • Importante el reconocimiento y rastreo epidemiológico, para prevenir la infección de más personas.
  • E. coli, Salmonella, Campylobacter y Staphylococcus  están entre los patógenos más comunes que causan brotes de origen alimenticio.

Diarrea del viajero:

  • Es la enfermedad más común en relación con los viajes
  • Contraída por personas que viajan a lugares con patógenos diferentes a los que están acostumbrados, especialmente en regiones donde hay prevalencia de contaminación en alimentos/agua
  • Más comúnmente transmitida por ingesta de agua/alimentos contaminados con heces
  • La mayoría de los casos causados por bacterias, incluyendo E. coli, Salmonella y Shigella.

     

Prevención / Tratamiento

La mejor forma de prevenir las infecciones gastrointestinales incluyen:

  • Lavarse las manos adecuadamente
  • Desinfección de superficies contaminadas con lavandina
  • Lavado de ropa sucia con tierra
  • Identificación de pacientes infectados tan pronto como sea posible para implementar un extendido control de la infección
  • No hay vacunas para la mayoría de las infecciones gastrointestinales. Excepciones:
    • Rotavirus
    • Adenovirus (disponibilidad limitada)
  • Para C. difficile, evitar prescribir antibióticos innecesariamente

Las medidas para los tratamientos de las infecciones gastrointestinales incluyen:

  • Rehidratación – oral y en ocaciones intravenosa
  • Para muchos casos de gastroenteritis bacteriana, sólo se requiere tratamiento sintomático (para fiebre, diarrea…)
  • Los antibióticos no son usualmente recomendados ya que no tienen efecto en las infecciones virales, pueden causar efectos secundarios y un sobreuso aumenta el riesgo de desarrollar resistencia bacteriana.
  • Los antibióticos pueden ser particularmente recomendados en casos severos de gastroenteritis o si una bacteria específica ha sido identificada como la causa.
     

Guías

  • Society for Healthcare Epidemiology of America (SHEA) / Infectious Diseases Society of America (IDSA)
    Clinical Practice Guidelines for Clostridium difficile Infection in Adults: 2010 Update by SHEA / IDSA Infect. Control Hosp. Epidemiol. 2010;31(5):000-000
    http://www.jstor.org/stable/10.1086/651706

REFERENCIAS

  1. Bryan CS. Infectious Diseases in Primary Care. Edition: Saunders. 2002
  2. Merck Online Medical Library – Gastrointestinal Disorders www.merck.com
  3. Bartlett JG. Clinical practice. Antibiotic-associated diarrhea. N Engl J Med 2002;346:334-349
  4. CDC website: http://www.cdc.gov/ecoli/
  5. Clin Microbiol Rev. 2006 July; 19(3): 449–490. doi:  10.1128/CMR.00054-05
    “Pathogenesis of Helicobacter pylori Infection”, Johannes G. Kusters, Arnoud H. M. van Vliet, and Ernst J. Kuipers http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1539101/
  6. CDC website: http://www.cdc.gov/rotavirus/index.html

Este sitio no es una fuente de consulta médica.
El contenido de este sitio está presentado en forma resumida, es de naturaleza general y se provee sólo para un propósito informativo. No intenta ni está recomendado para ser utilizado como un sustituto de una consulta médica profesional. Usted no debe usar el contenido de este sitio para diagnosticar un problema físico o de salud o enfermedad. Siempre busque la consulta de su médico o cualquier otro personal de salud calificado para cualquier condición médica o tratamiento. Ningún contenido de este sitio pretende ser para diagnóstico o tratamiento médico. No debe ser utilizado por médicos como una única fuente de información para realizar prescripciones o tomar decisiones. Nunca descarte o demore la consulta médica por algo que haya leído en este sitio.

Pioneering Diagnostics